BIENVENIDOS

Realizar búsquedas temáticas en este blog

Loading...

FESTIVAL DE ASALA

EN ESTA PÁGINA:

1) ASALA (tomado del libro “Los Maestros y el Sendero” de Charles Leadbeater

2) DISCURSO DEL GAUTAMA BUDA, DE LA PUESTA EN MOVIMIENTO DE LA RUEDA DE LA DOCTRINA

3) DISCURSO DEL SEÑOR MAITREYA (A TRAVÉS DE GERALDINE INNOCENTI - PUENTE A LA LIBERTAD)


1) ASALA
El Señor 'Maitreya, nombre que significa compasión, su­cedió al Señor Buda en el oficio de Bodisatva (1) y desde entonces se ha esforzado en fomentar el espíritu religioso. Una de las primeras providencias que tomó al asumir el cargo de Bodi­satva fue aprovechar el formidable magnetismo engendrado en el mundo por la presencia de Buda y disponer que simul­táneamente apareciesen notables instructores en diversos pun­tos de la tierra, de suerte que poco después de Buda vemos a Sankara y Mahavira en India, a Mithra en Persia, a Laotse y Confucio en China y a Pitágoras en Grecia.
El mismo Señor Maitreya ha venido ya dos veces: la pri mera en la persona de Krishna que encarnó en las llanuras de la India y la segunda en la personalidad de Jesús con el nom bre de Cristo en Palestina. En la encarnación como Krishna su capital característica fue el amor. El niño Krishna atrajo a su alrededor gentes que sentían por él profundísimo e in tenso afecto. También durante su encarnación en Palestina fue el amor su más señalada característica, pues les dijo a sus discípulos: «Un nuevo mandamiento os doy: que os améis unos a otros como yo os he amado.» Suplicó al Padre que los discípulos fuesen una misma cosa con El como El era una misma cosa con el Padre. Juan, el discípulo amado, insiste en la idea del amor al decir: «Quien no ama no conoce a Dios porque Dios es amor.»
Lo que ahora se llama cristianismo fue sin duda un her moso concepto tal como Cristo lo enseñó originalmente; mas por desgracia ha degenerado de su altísimo nivel en manos de ignorantes expositores. Sin embargo, no se ha de suponer que la enseñanza de la fraternidad humana y del amor al prójimo fuese desconocida en el mundo. Dice San Agustín, en La Ciudad de Dios:
«Lo mismo que hoy llamamos religión cristiana existió ya entre los antiguos y no ha faltado desde los comienzos de la humanidad hasta la venida de Cristo en carne mortal, desde cuyo momento comenzó a llamarse cristiana la ya existente verdadera religión.»
Quienes hayan leído el Bhagavad Gitá recordarán que rebosa de enseñanzas de amor y devoción. También el Bodisatva actual, el Señor Maitreya, (1) ocupó ocasionalmente el cuerpo de Tsong-ka-pa, el insigne reformador religioso tibetano y durante siglos ha ido enviando al mundo a varios de sus discípulos, entre ellos a Nagarjuna, Aryasanga, Ramanujacharya, Madhvacharya y muchos otros que fundaron nuevas escuelas religiosas o explicaron los misterios de la religión. También era discípulo suyo el fundador de la religión musulmana.
Ahora ha llegado el tiempo oportuno para que el Señor Maitreya vuelva a aparecer en cuerpo físico entre los hombres y seguramente aparecerá dentro de pocos años. En un capítulo anterior he tratado ya de este advenimiento y de lo que pro bablemente enseñará el Instructor.
El envío de los discípulos anteriormente nombrados es tan sólo una parte de la obra del Bodisatva, que no se con trae al reino humano, sino que incluye la educación de todos los seres vivientes en la tierra y la de los devas evolucionan tes. Por lo tanto, el Bodisatva es el Jefe o Cabeza invisible de todas las religiones existentes hoy día y de cuantas ya fene cieron ostensiblemente en el transcurso del tiempo, aunque sólo las ampara en su forma original y no con las corrupcio nes introducidas en todas ellas por el hombre. El Señor Mai treya varía el tipo de religión según la época en que la esta blece y el pueblo a quien va destinada; pero aunque la forma varíe según adelanta la evolución, la moral siempre es la misma.
El Bodisatva volverá otras veces a la tierra durante el período de la quinta raza raíz y fundará nuevas religiones, atrayendo cada vez a su alrededor a cuantos estén preparados para seguirle y de entre ellos escogerá a quienes pueda rela cionar más cercanamente consigo y serán sus íntimos discí pulos. Hacia el fin de la quinta raza, mucho después que haya llegado a su punto culminante y comience la sexta raza a predominar en el mundo, dispondrá las cosas de modo que todos cuantos fueron sus discípulos en sus sucesivos adveni mientos encarnen simultáneamente en la tierra para acompa ñarle en su última vida en este mundo, durante la cual alcan zará la iluminación o estado de Buda. Al propio tiempo los que fueron sus discípulos, aunque físicamente no le reconoz can ni lo recuerden, se verán irresistiblemente atraídos hacia Él y bajo Su influencia entrarán gran número de ellos en el Sendero y podrán adelantar hasta muy superiores etapas por haber hecho notables progresos en precedentes encarnaciones. En un principio conceptuábamos por imposible lo referido en los libros budistas respecto a que cuando el Señor Gautama alcanzó la iluminación, muchos hombres obtuvieron instantáneamente el aratado; pero mejor examinado el asunto hemos visto la verdad subyacente en aquellos relatos. Quizás se exagera la cifra; pero es indudable que muchos discípulos recibieron de pronto la iniciación arática por virtud del po deroso magnetismo del nuevo Buda.

FESTIVAL DE ASALA
Además del festival de Wesak hay otro día del año en que se congregan reglamentariamente los miembros de la Fraternidad. Esta reunión se celebra usualmente en la casa particular del Señor Maitreya, situada también en los Himalayas, pero en la vertiente meridional en vez de en la septen trional. En esta ocasión no hay peregrinos del mundo físico, aunque bien se recibe a todo visitante astral. Se celebra la reunión el día del plenilunio del mes de Ashadha, correspon diente a nuestro Julio, por ser el aniversario del notable ser món pronunciado por el Señor Buda ante sus cinco discípulos anunciándoles el descubrimiento de la verdad. A este sermón se le llama comúnmente el Sutta Dhammachakkappavattana, que el profesor Rhys Davids ha traducido con el título de La puesta en marcha de la regia (real) carroza del reino de la justicia. Los libros budistas lo describen más brevemente con el título de El giro de la rueda de la ley. En este sermón explicó Buda por vez primera las Cuatro Nobles Verdades y el Noble Óc tuple Sendero con el término medio del Buda, que consiste en vivir rectamente en el mundo sin caer por una parte en las extravagancias del ascetismo ni por otra en el libertinaje de la disolución.

Movido el Señor Maitreya de profundo afecto a su insigne antecesor ordenó que en cada aniversario de dicho sermón se recitara ante la congregada Fraternidad, y después del recita do acostumbra el Señor Maitreya dirigir una sencilla plática a los reunidos, respecto a la práctica de las enseñanzas ex puestas en el sermón.
Comienza a recitarse este sermón en el preciso instante del plenilunio y el recitado y la plática duran cosa de media hora. El Señor Maitreya suele sentarse en el sitial de mármol co locado en el borde de la terraza del ameno jardín de su casa. Los adeptos de superior categoría se sientan en su cercano alrededor y los demás en el jardín un poco más abajo. En es ta reunión, como en la de Wesak, suele haber oportunidad para entablar placenteras conversaciones y amable trato de los maestros con los discípulos y aspirantes a quienes bené volamente bendicen. [1]
(1) Ver discurso del Señor Maitreya, actual Buda de la Tierra (diario del Puente a la Libertad), más adelante



2. Discurso de Siddharta Gautama sobre la puesta en movimiento de la Rueda de la Doctrina
1. Así he oído. En una ocasión el Sublime estaba residiendo cerca de Baranasi, en Isipatana, en el Parque de los Venados. Allí el Sublime se dirigió al grupo de los cinco bhikkhus.
Estos dos extremos, bhikkhus, no deberían ser seguidos por un renunciante. ¿Cuáles son estos dos? Complacencia en los placeres sensuales, esto es bajo, vulgar, ordinario, innoble y sin beneficio; y adicción a la mortificación, esto es doloroso, innoble y sin beneficio. No siguiendo estos dos extremos, el Tathāgata ha penetrado el camino medio que genera la visión, que genera el entendimiento, que conduce a la paz, que conduce a la sabiduría, que conduce a la Iluminación y que conduce al Nibbāna.

Todo el discurso completo (ver)

3. DISCURSO DEL SEÑOR MAITREYA (A TRAVÉS DE GERALDINE INNOCENTI - DIARIO DEL PUENTE A LA LIBERTAD)
Habla el nuevo Buda: Señor Maitreya - Noviembre de 1956
Amados, les traigo hoy las bendiciones más profundas y más sinceras de la radiación del Buda, la cual es mi privilegio y honor dirigir, a través y alrededor de la atmósfera de la Tierra y sus evoluciones, mientras humildemente entro al cargo de mi gran maestro, Gautama, y aprendo cada día más sobre el sentimiento del puro y absoluto amor.
Permítanme decir que, en la mente exterior, ustedes a veces se preguntan, si hay un fin último para algún sentimiento en el Reino de los Maestros Ascendidos. Bien, puedo hablar por mí mismo, y por aquellos con los cuales he estado en asociación, ¡no hay un final, que hayamos encontrado! En mi cargo de Instructor del Mundo, guiando, cuidando y protegiendo cada nueva religión a medida que aparecía, donde era posible, desarrollé y expandí la naturaleza Crística, dentro de los corazones humanos de todos los que pertenecían a las evoluciones de la Tierra y sus “espíritus guardianes”.
Me di cuenta, más que nunca antes, que no hay un final para ese sentimiento. Estoy convencido dentro de mi corazón que aún Alfa y Omega (Dios y Diosa de nuestro Gran Sol Central) y los Dioses y Diosas Solares sobre ellos, continuaran exteriorizando y experimentando esa aceleración de Amor divino, júbilo, fe, paz, y todas las otras virtudes divinas y que aún la Fuente Suprema detrás de cada Galaxia es en sí misma una expansión constante de aquellas virtudes divinas y sentimientos que tanto deseamos darles a ustedes.
Cuando su gran huésped, Sanat Kumara, vino por primera vez a la Tierra hace tanto tiempo, tenía en mente el despertar de las conciencias de algunos individuos sobre esta Tierra, que se habían vuelto parte de sus evoluciones desde otros planetas, o estaban entre aquellos que eran naturalmente habitantes de la Tierra. A través del poder magnético de Su amor divino comenzó a atraer hacia Sí, primero a los cuerpos sutiles de las corrientes de vida que querían encontrar su camino de regreso a la Divinidad, a los sentimientos Divinos, a los pensamientos Divinos y expresiones Divinas.
Como la polilla es atraída hacia la llama, así las almas de aquellos cuya fuerza de plegaria, pensamiento y sentimiento desean cosas Divinas, son atraídas hacia Seres en niveles internos que pueden brindarle ayuda. Así, a lo largo de la corriente de Nuestra propia fuerza de oración, Nuestras contemplaciones, Nuestras varias prácticas espirituales (aunque estuviéramos en una encarnación en partes muy diferentes de la Tierra al mismo tiempo) el amado Gautama y yo a menudo nos encontrábamos juntos ante Sanat Kumara. Formábamos una alianza espiritual en Nuestros cuerpos internos, y mientras observábamos la gran efusión de Amor divino del amado Sanat Kumara (lo único, imagínense, que Él tenía para trabajar y preservar nuestro planeta), nos dimos cuenta un día de que el Gran Señor del Mundo deseaba un nuevo Buda. Tanto Gautama como yo nos ofrecimos para preparamos para esa iniciación.
Esto hicimos a través de muchas Edades de estudio, contemplaciones y disciplinas. La mayoría de ustedes están familiarizados con la historia en la que, al final de largas iniciaciones, el amado Gautama me superó en Su radiación de amor y luz… ¡y yo estuve agradecido! yo era uno de los más felices de los presentes aquel día de Su ordenación… ¡y he sido uno de Sus más ardientes admiradores y estudiantes desde entonces! Cada vez que el tiempo y la oportunidad me permitían distraer mi atención temporalmente de mis servicios como Maestro del Mundo, he pasado ese tiempo amándolo. Honestamente pienso, amados, que fue mi amor por Él lo que atrajo tanta de Su radiación hacia mi propio mundo, que me ha permitido estar listo para asumir este cargo hoy. Conscientemente, no me preparé para la “Budeidad” en ese momento, ¡pero se me dijo que ya estaba preparado!
Aún estoy sirviendo, como saben, con el Santo Jesús y el amado Kuthumi, quienes están, por supuesto, sólo “comenzando” en la gran tarea de ser Instructor del Mundo. Cada uno de ellos tiene ahora siete candidatos preparándose, para ser Chohán del Segundo y Sexto Rayos, que finalmente serán desocupados por Ellos cuando accedan juntos a ocupar el Cargo de Maestro del Mundo, previamente ocupado por mí. Kuthumi y Jesús están trabajando personalmente con aquellos potenciales Chohanes, para desarrollarlos para ese servicio, y por supuesto, dos de éstos superarán con el tiempo a los demás, y accederán a esas posiciones. Mientras tanto, toda la asistencia del Maestro del Mundo debe ser enfocada sobre la nueva actividad de Saint Germain, pero en el presente, las fuerzas de Jesús y Kuthumi están compartidas en cierto grado.
Mientras están trabajando para verter la radiación del Maestro del Mundo a la nueva actividad del Maestro Ascendido, Saint Germain, también están ayudando al desarrollo de los candidatos que los reemplazarán como Chohanes de sus respectivos rayos. Yo, por mi parte, estoy trabajando con Jesús y Kuthumi y también estoy sosteniendo la radiación cósmica de la velocidad de vibración del Buda. También estoy sirviendo con El Gran Gautama, a quien no le gustan las procesiones ni actividades ceremoniales. Así que, ya ven, si ustedes piensan que están ocupados aquí abajo, Nosotros también estamos ocupados aquí arriba.
Esta mañana, me gustaría darles a todos y cada uno de ustedes, Nuestras bendiciones. En el nombre de la vida… ¡les doy gracias!
(tomado del Diario III del Puente a la Libertad A través de Geraldine Innocenti )

[1] LEADBEATER, Ch, Los Maestros y el Sendero, pag 124 a 127 (ver)